Make your own free website on Tripod.com

-------------
Envia tus comentarios y sugerencias a MVZ Daniela Ocejo
--------------
>
         historia           salud            etología        cuidados       recreación       zootécnia       frases

FRASES Y REFLEXIONES

"El relincho"

"El potro"

"El alazán"

"Yegua"

El Cielo Caballar

Pensamientos

Refranes

Frases

Guestbook

Poemas

*YEGUA*

La yegua que vino a mi
tenía fresca la mirada,
tenía rosas en la crin
y la piel de azúcar y alba.
Galopando en la llanura,
sus bellos cascos de plata
con mil rayos de alegría
apuñaleaban mañanas.
Mis ojos llenos de sed
bebían la yegua clara,
y aunque esta se deslizaba
suavemente en mi garganta
llenándome de milagros…
mi sed nunca se apagaba.

¿Recuerdas aquellas noches
nutridas en largas charlas
cuando tu voz y mi voz
unidas esto cantaban:?

"¡Vamos todos a jugar
a buscar a Doña Blanca!"

Por regiones siderales
juguetona galopabas;
con galaxias en la frente
y estrellas en tu mirada.

"¿Quien es ese jicotillo
que anda en pos de Doña Blanca?"

Los céfiros de la noche
como nodrizas llegaban
y me llenaban de ti
mientras afuera cantaban:

"¡Yo soy ese jicotillo
que anda en pos de Doña Blanca.!"

Exánime el alborozo
en el suelo se tiraba,
y en el cansancio infinito
del momento que pasaba
jugábamos a rimar,
y tú siempre me ganabas.

“Doña Blanca está cubierta
con pilares de oro y plata
romperemos un pilar
para ver a Doña Blanca.”

Noche de galopes tristes,
de sombra siniestra y rara;
¿Dónde dejaste la yegua
que en mi valle relinchaba?
¿Que montaña majestuosa
inclemente nos separa.?

Tambor que tocas feliz
en aquellas lomas altas,
hoy las hélices del día
no me elevan, me socavan.

Demonios, azul oscuro,
cambiaban a roja grana;
embistiendo fuertemente
ante la pared callada.
Y para ahogarlos, sus cuellos,
mis manos atribuladas
cual perros desesperados
sacudían y apretaban.
Era yo, Jacob inmenso,
que ante la pared luchaba,
era yo una tarde ardiente
dando muerte a la mañana.
Y eras tú, la vaporosa
yegua olorosa a naranja
que desde la comba azul
en la pelea me inspiraba.

El minuto mas feroz
era el que no terminaba,
el ladrón universal
que me robó tus palabras.

Estaré muerto de amor
escondido entre las aguas,
extasiado en los corales
y entre las conchas de nácar.

Jugando con hipocampos
de texturas irisadas.
Estaré muerto de amor...
¡Soñando en la Yegua Blanca!

                            Humberto C. Garza

Gracias Humberto